No, no seas animal. Campaña anti piropos de la Junta de Andalucía

Con el lema #NoSeasAnimal, la Junta de Andalucía, a través el Instituto Andaluz de la Mujer y el de la Juventud lanzan una campaña que incluye el piropo como una forma de violencia machista y de “acoso sexual callejero” a mujeres, una “práctica socialmente aceptada que normaliza el papel de las mujeres como objeto sexual”.

campaña piropos junta andalucia

El lema va acompañado de gráficos con una metáfora con perfiles de los diferentes tipos de fauna callejera: el gallito que dice piropos a unos metros de distancia, el cerdo que grita barbaridades, el buitre que está al acecho, el pulpo que se pega cada vez que puede, el búho que no te quita ojo de encima…. Todo ello cerrado con los mensajes: “Estos comportamientos no son propios de personas”; “Ayúdanos a que la fauna callejera se extinga” y “El acoso callejero es una forma de violencia machista”.

La campaña ha sido criticada por colectivos que entienden que «para combatir el acoso que sufren las mujeres en nuestras calles, a plena luz del día y ante la mirada impasible de muchas personas; hay que hacerlo señalando y denunciando al acosador, no enmascarándolo detrás de animales inocentes sin hacer distinción de quienes acosan de quienes no». Además, daría a entender que «la violencia contra las mujeres y el acoso son algo instintivo propio de los animales, cuando realmente no es más que resultado del sistema patriarcal -el machismo se aprende y se adquiere, no es algo que esté en la naturaleza-».

También se critica que la narración del vídeo -la supuesta voz de las mujeres que sufren acoso-, la realiza un hombre cuando la víctima es una mujer, una sobreprotección que «infantiliza» y deja a las mujeres sin capacidad de decisión en algo tan privado como la gestión de sus relaciones.

Por su parte, desde la Junta de Andalucía se defiende que los comentarios sexuales explícitos o implícitos que los hombres hacen cotidianamente a las mujeres en las calles -los piropos- son una forma de «violencia machista» y que este acoso callejero es «la práctica machista y sexual más comúnmente aceptada». «Esta cotidianeidad impide ver en ello violencia pero no deja de ser una práctica abusiva en la que el hombre hace uso de su conducta machista para creerse en el derecho de cosificar a las mujeres como objetos sexuales, normalizando así una situación de vulnerabilidad sexual de las mujeres que a veces deriva de agresiones o abusos sexuales –como la realización de fotos o los roces en transportes públicos».

Y tú qué opinas? ¿Te identificas con alguno de estos argumentos?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s