Relaciones de pareja y Redes Sociales

A pesar de que no parecen darle demasiada importancia, las redes sociales se han convertido para chicas y chicos en parte de su vida cotidiana, siendo el principal medio de expresión, de relacionarse, de comunicarse, de ocio, y de sentirse conectados con su grupo de iguales…

Al igual que nos aproximamos y hablamos del sexting como uno de los riesgos del “uso inadecuado” de las redes sociales y de la mensajería instantánea, con este post os animamos a reflexionar sobre las publicaciones que hacemos a través de estas redes presentándoos el “Decálogo de Buenas Prácticas contra la Violencia de Género en el Uso de las Redes Sociales, suscrito por “Adolescentes Sin Violencia de Género”

redes y relaciones

¿Qué os parece?, ¿podríais aporta alguna idea más?. Venga, animaos…!!

Anuncios

Riesgos del sexting

Aun considerando que la tecnología es positiva para la sociedad, no hemos de dejar a un lado la parte negativa que tiene el uso inadecuado de la misma. Actualmente nos  encontramos ante una situación en la que ni adolescentes ni jóvenes son conscientes de los riesgos que asumen si practican sexting, y así lo percibimos en los talleres que estamos realizando.

En la práctica estos riesgos son diversos y no suelen aparecer aislados. Veamos cuáles pueden ser esos riesgos para quien su imagen es difundida:

  • Amenaza a la privacidad. Los contenidos generados por la propia persona pueden acabar en manos de otras desde el momento en que salen de su propiedad y a partir de ahí se pierde el control sobre su difusión.
  • Riesgos psicológicos. La exposición de la intimidad de la persona ante el resto del mundo conlleva al sometimiento de esta persona al ensañamiento o humillación pública.
  • Sextorsión. El contenido erótico puede ser utilizado como elemento de chantaje o extorsión a la persona protagonista de la imagen.
  • Grooming. La existencia de imágenes o videos eróticos pueden caer en mano de pederastas y esa persona puede ser susceptible de caer en sus redes, bien ganándose la confianza para conseguir concesiones de índole sexual; o bien para ser candidata para sus prácticas de acoso.
  • Riesgos físicos y geolocalización. Estos contenidos pueden contener elementos que identifiquen a quienes aparecen en las fotos o vídeos que faciliten su localización; quedan accesibles a pederastas y acosadores.

 

También existen riesgos para quienes difunden y recepcionan  imágenes de sexting -y para ello hay que analizar y profundizar en el marco jurídico-, de carácter legal que pueden vincular al receptor de imágenes sexuales con delitos de tenencia y difusión de pornografía infantil.

Estas situaciones se complican cuando una de las personas implicadas es menor de edad y otra mayor. En España, los casos que se han dado están relacionados con la sextorsión, el grooming y el cyberbulling.

Según el Código Penal Español, podríamos enmarcar el sexting en el Título X, en el que se refiere a los delitos contra la intimidad y la propia imagen.  En concreto,  el artículo 197 regula la revelación de secretos, y se prevén expresamente penas para quienes accedan a contenidos de otras personas sin su consentimiento.